¿Conoces el Poder de Respirar Conscientemente?  

La respiración consciente y su práctica habitual hasta que llegue a ser de nuevo tu manera habitual de respirar, es sin duda, una herramienta natural excelente a tu servicio.

Por esas cualidades que posee, también es muy efectiva para aliviar e incluso reducir estados de estrés, nerviosismo, fatiga, depresión, desánimo.


Cuánto mejor y más conscientemente respiras, mejor calidad de vida tienes


El estilo de vida de los últimos años, el exceso de trabajo, las cargas familiares, los estímulos externos constantes, han provocado cambios importantes en el ritmo biológico del organismo.

La gran mayoria de la sociedad actual vive, en un estado de tensión continua muy poco o nada saludable, generando diversas patologías, como el cada vez más frecuente insomnio o la famosa y conocida ansiedad, tan presente hoy, siendo las mujeres quienes más la padecemos.


“La respiración conecta el cuerpo con la mente, tu mente con el alma y el alma con el alma universal.  Si consigues la maestría de la respiración tendrás  la maestría de tu Ser a todos los niveles”  Swami Purohit 


 ¿Cómo puedo paliar los efectos de este estilo de vida? 

Una buena manera de evitar,  que estos cambios afecten gravemente a tu salud y bienestar holístico, es aprender a respirar correctamente.

Sobre esta poderosa aliada y un par de ejercicios bien sencillos, para que aprendas a usarla mejor en tu propio beneficio,  te hablo a continuación. 

La intención es que conozcas y tomes contacto con esta maravillosa  y potente herramienta innata en ti desde que naciste y la uses en tu favor.

Sólo con aprender a usarla correctamente y ponerlo en práctica cada día, vas a notar cambios muy buenos de manera gradual. 

Sus beneficios suelen percibirse primero en el cuerpo físico, después en el mental  y por último en el  espiritual.

Así que dáte tiempo, sé paciente contigo y perserverante, es un proceso de cambio. 

mente-cuerpo-espiritu




 ¿Cómo notas sus efectos positivos? 

En tu cuerpo físico, los músculos, tendones, articulaciones y órganos van a estar más relajados.

Tu mente la percibirás  más calmada y centrada.

En tu alma, sentirás una sensación de paz y tranquilidad interior,  empezarás a conocer y a conectar con tu Ser Esencial poco a poco.

Conviene saber que respiramos de forma automática,  alrededor de veinte mil veces al día,  aunque no lo hacemos poniendo a nuestro servicio todo el potencial de la respiración al cien por cien.

Como consecuencia de este mal uso de la respiración existe una carencia de oxígeno que  provoca un funcionamiento pobre en todo el organismo.

Sentimos que nos falta vitalidad, aparece la tensión, aumenta el estrés, disparándose las hormonas del cortisol, responsables de regularlo, hay nerviosismo, aparece la fatiga, estados de ansiedad y en los peores casos, el miedo, la depresión, estados de shock, fobias.

Mejor respiramos bien, ¿No te parece?

 Volviendo a lo que iba. 

Que sepas respirar bien y convertirlo en tu rutina diaria,  para cambiar hábitos no saludables ni respetuosos con tu cuerpo adquiriendo sus potentes beneficios,

es lo que vas a aprender ahora. Además, te va a servir para dedicarte  tiempo para ti, sin distracciones, ni obligaciones, sólo tú contigo misma, amándote, sintiéndote.

¡Menudo Regalo te vas a hacer!


¿Preparada para tu sesión de respiración consciente?

Si, pues venga, prepara todo lo necesario.

Te recomiendo que leas primero las instrucciones y los ejercicios para familiarizarte con ellos.

Antes de empezar

♥ Encuentra un lugar tranquilo, sin ruidos ni distracciones, que te facilite la interiorización.

♥ Temperatura adecuada, ni frio ni calor.

♥ Coge una manta, suele bajar la temperatura corporal durante la práctica.

♥ Crea un ambiente que te guste, luz que te resulte agradable, una vela, un incienso; en este caso, mantén la habitación con algo de ventilación.

♥ Puedes escuchar música relajante u optar por el silencio. Te invito a que alternes.

♥ Ten tu mat (esterilla) de yoga a mano, un cojín, zafú (cojín para meditar) o silla de meditación. Si no dispones de este material, usa una silla.

♥ Puedes acostarte sobre el mat en el suelo o directamente en la cama, cuidado, puedes dormirte con mayor facilidad y no es la intención.



 Práctica paso a paso

En la respiración están involucrados el diafragma, la musculatura del costado y la pectoral, así que nos vamos a preparar.

  1. Realiza 10 minutos de estiramientos antes, para preparar el cuerpo físico.  Te van ayudar a respirar mejor. Te los explico más abajo.
  2. Respira todo el tiempo por la nariz.



⇒ Ejercicio 1 –  Abre el pecho 

  1. Siéntate en una silla con respaldo, lleva tus nalgas hacia atrás hasta apoyar tu espalda de forma recta.
  2. Estira la columna, mantén la barbilla pegada a tu garganta.
  3. Al inhalar, entrelaza los dedos de las manos por detrás de tu nuca, abriendo los codos hacia los lados proyectando el pecho hacia arriba.  Siente el estiramiento en tu pecho.
  4. Mantén la posición mientras respiras diez segundos y vuelve a la posición inicial con una exhalación.
  5. Repite cinco veces.

⇒Ejercicio 2  Estiramiento dorsal e intercostal

  1. De pie, abre tus piernas, al ancho de tus caderas, eleva los  brazos estirados por encima de tu cabeza.
  2. Mantén tus piernas activas y espalda recta.
  3. Entrelaza los dedos de las manos llevando las palmas hacia el techo.
  4. Inspira y estira el cuerpo hacia el lado izquierdo.
  5. Mantén durante veinte segundos, al inhalar alarga tu columna vertebral un  poco más.
  6. Vuelve a la posición inicial con una exhalación y estírate al otro lado.
  7. Repite 3 veces por lado.

⇒Practica 3 – Observa la Respiración

  1. Siéntate en la silla o sobre el mat en postura de meditación, está última requiere práctica y mayor flexibilidad.
  2. Espalda lo más recta posible, barbilla pegada a tu garganta.
  3. Tus manos descansan sobre tu bajo vientre.
  4. Cierra tus ojos.
  5. Respira de forma natural tres veces.
  6. Durante 1 minuto. Si dispones de tiempo, alarga más cada día.
  7. Inhala y observa que el aire que respiras llega al bajo vientre. Si no llega, tranquila, acepta a donde llega en este momento, sin querer cambiarlo.
  8. Exhala muy poco a poco suavemente, observa cómo se vacía tu abdomen hasta liberar todo el aire
  9. Observa como tu cuerpo se va relajando con cada respiración.

⇒ CIERRE

  • Durante 1 minuto, Mantén la quietud,  con tus manos descansando sobre tus piernas, sintiendo tu cuerpo, dándote cuenta de los efectos de la práctica en tu interior.
  • Regresa poco a poco, tomando una inhalación más profunda, a tu ritmo abre tus ojos, mueve tu cuerpo y regresa a tu rutina.

Hasta aquí la práctica de hoy de respiración consciente, mañana puedes repertirla.

Confío te haya ayudado a sentirte más tranquila y en paz.  Si deseas seguir conociéndote, aprendiendo y practicando,  descárgate gratis mi guía>>El Relajante Natural Más Efectivo


Si deseas que te acompañe en tu proceso de transformación haz click ahora y reserva, 

Tu sesión gratuita 30 minutos conmigo para conocer cómo puedo ayudarte con mi único y exclusivo 

Botón- Programa SER

Consulta de 1h para trabajar con el >>Método Yuen. 

Consulta Metodo Yuen

¡Mil gracias por formar parte de una nueva humanidad más consciente y responsable!